El Cloud: ¿Por qué debería plantearme subir a la nube? ¿Y por qué no?

septiembre 12, 2013 — por Sergi de la Torre Gallart0

main

CloudConsultoríaCPDCrisisEstrategia de EmpresaFrontPage

El Cloud: ¿Por qué debería plantearme subir a la nube? ¿Y por qué no?

septiembre 12, 2013 — por Sergi de la Torre Gallart0

Mucho se ha hablado sobre la nube, y ya son varios los años que no paramos de estar rodeados de mensajes al respecto de que la nube es el futuro y que todo el mundo debe subirse a este tren.

Aún así, en el día a día sigue habiendo muchísimas dudas sobre que es la nube y como poder aprovecharse de ella.

Es por ello que intentaremos aclarar de que se trata, y cuales son las mejores estrategias para aprovechar al máximo lo que la tecnología nos proporciona.

Que NO es la nube

La nube no es un ente etéreo. Una nube no es más que un conjunto de servidores, almacenamiento y networking que se traducen en un conjunto de recursos finitos, aunque la magia de la virtualización permitirá ofrecer esta sensación de “recursos infinitos”.

La nube no es moldeable para cualquier empresa/servicio (aunque si muy personalizable). Cualquier nube pública está diseñada para poder ejecutar el más amplio espectro de máquinas virtuales para dar servicio a la gran mayoria de servicios que podamos necesitar, pero hemos de tener en cuenta que cualquier proveedor de Cloud debe mantener la seguridad y optimizar su plataforma para el mínimo común denominador, ¿Que significa esto? Esto significa que a nivel de infraestructura la nube no permite cualquier tipo de personalización que necesitemos, ya que de ser así y cada uno de los inquilinos de la nube necesitara algo fuera de lo estándar (p.e. mochilas USB, acceso a hardware específico, aceleración 3D, etc), haría la infraestructura ingobernable desde un punto de vista operacional.

No es un entorno exclusivo para servidores web y correo. Muchas veces da la sensación que la nube tan solo sirva para poner allí mi página web, o bien para externalizar el correo electrónico. ¿Porqué si el correo electrónico es un elemento tan crítico para el negocio, tenemos todos tan asumido que es de los primeros servicios a externalizar? A dia de hoy, un proveedor de Cloud con cara y ojos dispone de una infraestructura que nos podrá permitir subir a la nube muchos de los servicios críticos que actualmente ejecutamos on-premises. Cabe recordar que seguramente el DataCenter donde se sustenta este Cloud será mucho más seguro, fiable y a prueba de fallos que el que podamos disponer en nuestra empresa.

Que es la nube

Un conjunto de recursos a disponibilidad de cualquiera de manera inmediata. Una de las grandes ventajas de la nube es la agilidad y flexibilidad que puede proporcionar a nuestro negocio. Gracias a la nube podremos ejecutar cualquier proyecto sin tener que esperar estos dichosos 2-3 meses desde la firma del presupuesto hasta la puesta en marcha de nuestro proyecto de infraestructura. Este punto es muy importante para los días que corren, dónde el lanzamiento de una promoción, campaña de marketing, servicio para dar soporte a un evento anual, aumento temporal de la producción debido a la firma de un contrato, etc. implica un grave problema para los departamentos TIC, y este tipo de tecnologías permiten ayudar a este departamento a ser un aliado más de la estrategia de la compañia, en lugar de un lastre que pueda retrasar estos “imprevistos”.

Un recurso financiero para la empresa. Hemos escuchado todos más de una vez estas nomenclaturas que tanto se han puesto de moda: “XaaS”, donde podemos ver IaaS (Infraestructura como servicio), PaaS (Plataforma como Servicio), SaaS (Software como Servicio) CaaS (como diría mi gran amigo José Maria Gris: Coche como servicio ;) ). ¿Porqué es un recurso financiero? Básicamente es la manera más sencilla de convertir todos nuestros costes de inversión, directamente en gastos (de CapEx a OpEx), con todos los beneficios financieros que ello aporta para la empresa.

Un entorno flexible que acompaña nuestro negocio. Este es también uno de los grandes beneficios, y sobretodo en la época en la que nos encontramos, de los más valorados por cualquier empresa. Un buen proveedor de Cloud, a diferencia de varios años atrás, no nos impondrá ningún compromiso de permanencia en los distintos servicios. Esto nos aporta una gran flexibilidad para que nuestra infraestructura pueda tanto crecer como decrecer acompasando el ritmo que nuestra empresa necesita, y por tanto, ajustando los costes a las necesidades puntuales de nuestra compañía, sin tener que realizar ningún tipo de inversión ni tampoco tener ningún compromiso de permanencia.

Con todo esto, espero haber dado un poco más de luz en lo que podemos esperar de la nube.

Saludos!
Sergi de la Torre

Dejar comentario

Tu dirección de correo no será publicada Los campos requeridos están marcados con *

dieciseis + 17 =