El Internet de las Cosas – ¿el futuro dolor de cabeza para los CIOs? – Take 2

marzo 31, 2015 — por Rob Sinclair0

main

IoT

El Internet de las Cosas – ¿el futuro dolor de cabeza para los CIOs? – Take 2

marzo 31, 2015 — por Rob Sinclair0

En un post anterior hemos presentado la parte atractiva de la esperada explosión del Internet de las Cosas: un montón de dispositivos que se van a interconectar entre sí en la misma ubicación (sea casa o edificio empresarial), o en la calle, con los proveedores de servicios y los fabricantes para recibir actualizaciones, configuraciones, cambios, comandos en remoto etc.

Hoy en día el IoT ya está llegando rápidamente, con tantos millones de sensores y gateways específicos conectándose diariamente e intercambiando datos. Los requisitos importantes ya se cumplen:

  • Incremento del número de IP-s disponibles (debido a IPv6);
  • Ancho de banda y disponibilidad de puntos de conexión en Internet – aún se trabaja en esto pero ya está llegando;
  • Plataformas Big Data para poder adquirir, almacenar e interpretar los datos, sacar conclusiones y tomar decisiones;
  • Asequibilidad de varios sensores, gateways, API-s, protocolos de comunicación – aunque no haya un estándar – de aquí la asequibilidad;
  • Disponibilidad de los fabricantes para incluir todo esto y hacer sus dispositivos/productos/soluciones más y más SMART.

Internet of Things Pero no todo es fiesta y risas. Imagínese por favor a lo que tiene que enfrontarse un CIO moderno: las infraestructuras ya no están bajo su control, una situación que se complica más y más con la virtualización, la nube y el BYOD o BYOC. Ahora, por encima, tiene que confrontarse con:

  • Una flota de coches que empiezan a comunicar posiciones GPS, rutas, datos sobre el vehículo, depósito de gasolina, estado de la batería, pero también pueden recibir comandos en remoto. Y si se paran, se conectan automáticamente a un call center en un país lejano donde un operador intenta en remoto identificar la avería y dar con una solución.
  • Las multifuncionales de la empresa ya se conectan a los proveedores de servicio para anunciarles que no hay más tinta, o que se necesita una revisión de los tambores etc. Y se encuentra con unos técnicos que vienen por hacer operaciones de cuales no tiene constancia. Igualmente los dispensadores de agua toman vida, se conectan con el proveedor y tienen un comportamiento similar a las impresoras.
  • Los aires acondicionados del edificio también empiezan a tener vida propia, auto-configurándose, parándose cuando no se necesitan y hacer toda una serie de cosas raras. Sin intervención alguna. Asimismo como las alarmas y las cámaras de vigilancia.
  • Y finalmente, la nevera y la cafetera del despacho del directivo se ponen indomables y piden por si solas refrescos, cafés, yogures etc. Directamente al supermarket online.

Parece que los objetos de la empresa moderna empiezan a tener una vida propia, como los Transformers. Y no nos damos cuenta que esto ocurre hasta que empieza a jugar en nuestra contra. Mentes muy complejas, como la de Stephen Hawking, ya advierten que la era de los robots se acerca rápidamente y si no nos definimos nuestros mecanismos de control acabamos como los dinosaurios. Pero los escenarios de película de terror, en un post futuro…

Dejar comentario

Tu dirección de correo no será publicada Los campos requeridos están marcados con *

seis + cuatro =