El Internet de las Cosas – ¿futuro dolor de cabeza para los CIOs? – Take 1

marzo 23, 2015 — por Rob Sinclair0

main

CloudIoT

El Internet de las Cosas – ¿futuro dolor de cabeza para los CIOs? – Take 1

marzo 23, 2015 — por Rob Sinclair0

Como humanos, nos gusta saltar de burbuja en burbuja; aparte de las connotaciones menos serias que os puedan ocurrir, me refería al conocido fenómeno de cazar el futuro éxito. Ha sido la burbuja especulativa inmobiliaria – con sus efectos que aún nos duelen a todos – la burbuja del oro – que se ha deshinchado poco a poco – y ahora parece que viene una nueva: la del Internet de las cosas (o, como dicen los sabios ingleses – Internet of Things, referido en lo siguiente como IoT). ¿Pero es burbuja o es otra cosa?

Si dejamos aparte lo sensacional, es una tendencia en cual yo personalmente invertiría mi dinero: según Gartner, el ratio de crecimiento de IoT será de más de 60% cada año, llegando en 2020 a un mercado de más de 25 mil millones USD, pero generando servicios adicionales de unos 263 mil millones USD. Según el mismo organismo de estudios de mercado, solo este año, 2015, llegaremos a 4.9 mil millones de “cosas” conectadas en Internet. Por comparación, el ratio de crecimiento de lo que se preveía como siguiente burbuja tecnológica – los dispositivos móviles inteligentes, sea ellos teléfonos o tabletas – no llega ni a la mitad.

Es cierto que el mundo cambia, igual como cambian todas nuestras interacciones con lo que tenemos alrededor. Parece ciencia-ficción pero ahora tenemos neveras inteligentes que saben lo que comemos y si quedamos sin leche por ejemplo hacen pedido por Internet por su aprovisionamiento, o nos lo señalan, y de paso algunas veces envían spam también a los “amigos” con cuales están conectadas. La mayoría tenemos alarmas en nuestras casas conectadas a centrales de vigilancia y podemos ver por Internet si esta todo en orden.

Internet of Things 2Puede que el ámbito donde se ven más y más cambios en este sentido es el de los coches – se trasforman continuamente hacia unas cosas que nos van a llevar del punto A al punto B pero en condiciones diferentes: ahora se aparcan solos o deciden solos si van a ir por el motor eléctrico o por el clásico de gasolina. Cuando detectan algo mal se paran y contactan solos con los centros de soporte técnico. Algunos detectan si hemos bebido y se paran si la tasa de alcohol salta del permitido. Algunos no arrancan si no reconocen la voz del propietario o del grupo de personas con permiso de conducirles. Y algunos hacen todo lo posible por detectar nuestro estado de humor y mejorarlo con música, colores y fragancias.

Pero esto es solo el inicio de una revolución del IoT… podemos ver los primeros metros del callejón, pero no sabemos dónde vamos a llegar. Hoy hemos presentado el lado atractivo del IoT en nuestras casas. En un futuro post de la serie intentamos averiguar cómo puede cambiar este fenómeno las interacciones en empresas y porque, después de los problemas importantes que tienen con el BYOD, los CIOs parece que van e encontrar nuevos retos con el IoT.

Dejar comentario

Tu dirección de correo no será publicada Los campos requeridos están marcados con *

3 × 5 =